Equilibrio Fisco-Emocional. La Rabia

Equilibrio Fisco-Emocional. La Rabia

La rabia es una emoción que no está bien vista en la sociedad y mucho menos expresarla y al ser censurada, esta se castra o bloquea con la finalidad de no ser juzgado o excluido. Luego ésta explosión emocional se transforma en una implosión que de no ser liberada con alguna herramienta que permita identificarla y soltarla, se pudiera transformar en una enfermedad, física o mental.

Cualquier acto de ira en cualquier espacio, nos puede costar la aceptación o exclusión del grupo de cualquier índole y muchas veces se impone el callar y fingir para ser aceptados y amados, condenando a nuestro cuerpo a almacenar en algún órgano el evento como un gran volcán es estado de erupción. Entonces nos ponemos en riesgo con tal de ser buenos y aceptados.

La rabia es la carta de presentación ante cualquier otra emoción por ejemplo el no poder controlar a alguien o algo, nos genera rabia, también el no lograr que te amen de la forma que quieres lo expresas con tristeza, pero en realidad es rabia,  perder a alguien es un duelo  que puede estar cargado de mucha rabia ante la pérdida irrecuperable o ante el dolor profundo.

Luego al mostrar la rabia bien sea verbalmente  o con expresión corporal no verbal es una forma de advertir que no se acerquen, porque no respondo y así proteger una zona de alta sensibilidad, una forma de marcar limites al menos en ese momento.

Es completamente natural tener rabia en algunos momentos, es una legitima expresión del Ser, también es una emoción que nos asusta, tanto que lo he podido comprobar en las terapias con mis pacientes, cuando le sugiero alguna herramienta para trabajar la rabia, la pregunta que por lo general hacen es, y “¿si no tengo rabia lo tengo que hacer?”Da miedo ir para adentro y encontrarse con ese estado  iracundo.

Así que la ira en nosotros a todos siempre nos atemoriza. Cuando la vemos o reconocemos, o cuando nos aborda completamente nos sentimos atrapados y hasta el aire falta, y pudiera estar acompañada de taquicardias  y  volverse incontrolable y llevárselo a usted o a otros por delante, incluso a decir cosas que después se podría arrepentir.

Sugerencia para liberar o modelar la rabia de forma tal que no se quede enquistada en nuestro ser, si está con sus seres queridos o en público, lo ideal es respirar e ir saltando y abriendo las manos, caminar o detallar su posición corporal y tomar una actitud relajada, esto será de gran ayuda incluso para reflexionar.

Si aún persiste entonces al llegar a casa puede golpear un cojín. Si al día siguiente tiene un pensamiento repetitivo en relación al evento pasado, entonces tome un papel y escriba, al terminar no lo lea,  quémelo, ambos ejercicios se han de realizar en 3 minutos.

Permítete entrar en tu cuerpo y adentrarte en él,  sentir  y con calma penetrar y soltar el dolor que grita a través de tu rabia. Trabaja la compasión hacia ti.

 

 

 

 

 

Zoraida Grimán

Terapeuta de Equilibrio Físico-Emocional

Twitter:      @zoraidagriman

Instagram: @zoraidagriman

Web: zoraidagriman.com