Equilibrio Fisco-Emocional. ¿Qué sientes gratitud o deuda?

 

Equilibrio Fisco-Emocional. ¿Qué sientes gratitud o deuda?

Sientes que tu libertad, bienestar y tranquilidad está en manos de otras personas, es incomodo o seguro para ti? Que dice tu cuerpo y tu mente?

Cuando se trata de compromisos formales tales como prestamos, compra-venta de un bien, llevadas en un papel con cláusulas, es una deuda aceptada por las partes, y una cuestión de honor. Aquí el tema a tratar es cuando la deuda es de tipo afectivo, aquí los implicados entran en un tema de culpa y de nunca pagar y de nunca acabar, un poco acorralados.

Es una línea muy frágil entre el agradecimiento o la deuda cuando existen sentimientos, y esto es mejor aclararlo en nuestros corazones. Es diferente cuando te refieres a alguien como una persona agradecida y que ella y tu pueden contar siempre con el apoyo de ambas de alguna forma,  que el dar vueltas en círculos ahora le toca a él o ella y ahora me toca a mi…

También se ve este sentimiento de deuda en las fechas consideradas como importantes, los cumpleaños, aniversarios, navidad, etc. Y escuchamos que le compro que le guste, tengo que comprar o llevar algo y eso cuesta mucho, tengo que ir…no tengo escapatoria!, etc. Y surgen culpas como no me acordé, que pena…ahora ni llamo, y se pierde una relación por falta de claridad, por ejemplo o ni siquiera abrió el regalo y tan caro que salió..etc.

Expresiones como estas dejan en claro que no hay amor y honestidad en ese acto, hay compromiso y busca de aprobación y ni hablar de la ilusión y alegría ausente al comprar algo para alguien que amas de alguna forma.

Otro tema muy común en relación a deuda y agradecimiento es el que existe en la relación de padres e hijos, y me atrevería a decir que aquí lo más frecuente es hacerle sentir al hijo la deuda que tienen con sus padres, y las expresiones que mas suelen usar algunos padres son, todo lo que te di,  dedique a ti mi vida entera, todos los sacrificios que hicimos o hice por ti, etc. Entonces se convierten las entregas de los padres, en deudas impagables por los hijos.

Este tipo de relación entre  padres e hijos generaría una circulo de víctimas y victimarios, todo lo que le doy a mis padres  siempre les parece poco, o todo lo que hago por ellos y siento que no termino de satisfacerlos, visitas forzadas todos los domingos o llamadas diarias sin ningún contenido, más que satisfacerse entre ellos, termina el hijo  cumpliendo una cuota de compromiso.

Los padres no superan el síndrome del nido vacío, y manipulan de forma inconsciente a sus hijos impidiéndoles volar o a ser auténticos en sus entregas, y los hijos lejos de sentir alegría, compasión por compartir con sus padres, es una tarea más que hacer. Aquí está ausente el amor y el agradecimiento, está invadido por la obligación.

Nada de los que los padres dan es una deuda, es una entrega regida por las leyes de la  naturaleza del ser vivo, luego en la rueda de la vida, serán los hijos que se convertirán en padres y darán a su vez a sus hijos.

Nos creamos toda clase de pensamientos y cargas cuando no nos amamos  y la sugerencia es que comenzamos a ser honestos y auténticos con nosotros mismos. No puede ser lo bastante bueno con alguien que no se ama a sí mismo, es imposible satisfacerlo. Tampoco es posible agradar o satisfacer a  alguien que no sabe como aceptarlo, debido a que no se ama a sí mismo.

Así que todo comienza por amarnos a nosotros mismos, reconocernos en nuestros valores y virtudes, eso nos dará centro y seguridad. Equilibrio entre el dar y recibir  es vivir todo como un evento maravilloso y que genere alegría, de otra forma es una señal para no hacerlo, al menos de esa forma.

Amate y será fluido y natural amar y aceptar a los demás….

 

 

Zoraida Grimán

Terapeuta de Equilibrio Físico-Emocional

Twitter:      @zoraidagriman

Instagram: @zoraidagriman

Web: zoraidagriman.com

Youtube: zoraida griman